Nov 132010
 

+1UP!

Todos estos meses de espera han merecido, y mucho, la pena por ver en pantalla grande Scott Pilgrim Contra el Mundo (aunque el tirón de orejas a la distribuidora no se lo quita nadie).

No estábamos acostumbrados a que Edgar Wright manejara este tipo de proyectos, sobre todo tras ver su currículum: Spaced, Shaun of the Dead/Zombies Party y Hot Fuzz/Arma Fatal.

Ahora le toca el turno a adaptar un cómic semi-desconocido, obra de Bryan Lee O´Malley, pero que el propio Wright se ha encargado de ir presentándolo al mundo, primero con la adjudicación del proyecto; segundo por la tardanza en la post-producción del mismo; y tercero por el resulto más que satisfactorio mostrado al final.


(camiseta homenaje a Franklin Richards de L4F)

Scott Pilgrim Contra el Mundo es un género en sí mismo. Aunque ese género sea una mezcla de infinidad de otros. Pasamos de una película de adolescentes, a una semi-romántica, pasando por una comedia de situación, un leve toque de Bollywood, girando de repente a una de videojuegos, con un montaje comiquero bastante bien apañado, etc, etc, etc… Unos diálogos muy perspicaces, cínicos, mordaces y rápidos, excesivamente rápidos en muchas ocasiones.

Y como dijo alguien en este basto mundo que es internet: “Scott Pilgrim contra el Mundo” es la mejor película de videjuegos de la historia.” ¿Quién no ha jugado alguna vez a algún videojuego en el que no hubiera barras de energía, “vs”, vidas extras, subidas de nivel, armas extras, etc…? Es cierto que Wright se marca aquí un auténtico homenaje a los videojuegos retro con los que nos hemos criado la mayoría de nosotros. Los sonidos de cada acción, las onomatopeyas (algo cansinas cuando llevas una hora de metraje), los golpes imposibles, los combos. Y, sobre todo me quedo con la lucha de espadas pixeladas, cuyos efectos me atraparon desde el primer momento.
Las referencias en este campo son claras, unas más directas, como cuando Scott toca uno de los temas de Final Fantasy II con el bajo, a otras más indirectas, como al Mario Bros, con las monedas al derrotar a cada enemigo, Sex Bob-omb, etc…


(camiseta homenaje a Astro Boy)

Pero no olvidemos que lo que estamos viendo sigue siendo un cómic y el montaje de la película bebe mucho del noveno arte, incluso tirando en varias ocasiones de los dibujos originales del mismo, con viñetas y bocetos de los personajes originales, ya sea para contar un flash-back, o contar detalles de los susodichos.
Además hay que reseñar en dicho montaje, los cambios de formato de pantalla dependiendo de si nos encontramos en la vida real, mundo onírico o en mitad de una pelea. Genial.

Por último, los actores en rasgos generales están bien, pero detacan sobre el resto, Mary Elizabeth Winstead y sus ojos, como Ramona Flowers, y el gran acierto de Kieran Culkin (hermano de…) como Wallace, el compañero de piso gay de Scott, protagonista de algunas de las mejores escenas de la película (esa lucha de miradas en el primer local…). Y magnífico el cameo de Thomas Jane. Y hasta ahí puedo leer.

Si bien es verdad que todo lo comentado puede dejar algo perplejo a aquel que vaya a verla con cierto desconocimiento, lo que sí pienso es que está claro que, no va a dejar indiferente a nadie, y casi con total seguridad va a entretener a la mayoría.
Conmigo lo ha conseguido.

Nota: 8.5

PD: Ansioso estoy de ver ese final alternativo del que habla Edgar Wright en el que Gideon se convierte en un robot gigante…

Related Posts with Thumbnails
The following two tabs change content below.
Sevillano criado en la Tierra 616, y por tanto marvelita desde shiquetito. Mi primer cómic americano fue La Patrulla X nº 72 (vol 1), Lobezno vs Dientes de Sable, regalado por mi querido tío Obivalderobi. A partir de ahí se desata el frikismo en mí cual poder mutante latente. Amante de la lectura en todos sus formatos, y por supuesto del 7º arte en su totalidad.

  One Response to “[Crítica] SCOTT PILGRIM CONTRA EL MUNDO”

  1. tomo nota!!

Sorry, the comment form is closed at this time.