Ene 092012
 

Sherlock Holmes regresa a las pantallas con bastante fuerza, dando todo, y un poquito más de los que nos mostró hace un par de años, de nuevo de la mano de sus artificieros, Guy Ritchie, Robert Downey Jr. y Jude Law. Porque recordemos que pese a que estamos hablando de una película que nos narra “nuevas” aventuras del personaje creado por Arthur Conan Doyle allá por 1887, estas películas están basadas en el cómic creado por Lionel Wigram.

Todos aquellos que disfrutaron de éste nuevo Sherlock Holmes hiperactivo y guerrillero saldrán más que satisfechos de la sala de cine, no sólo por la proyección del trailer de El Caballero Oscuro: La Leyenda Renace, sino porque Ritchie & cía nos vuelven a demostrar qué es lo que debe de tener una buena película de acción. Con algunos peros, eso sí…

A partir de aquí aviso de spoilers varios sobre la misma.

Nos encontramos en una Europa muy debilitada por los conflictos internacionales, y, aprovechando la situación, a un James Moriarty que pretende ser el alma máter que desencadene una guerra mundial. Pero claro, ahí están Sherlock y su, a punto de casarse, compañero de aventuras, Watson, para pararle. Y todo esto a ritmo de Guy Ritchie el cuál supo imprimirle su particular estilo de dirección a la película, el personaje y la época hace 2 años, y en ésta vuelve a repetir fórmula, aumentándola en metraje, y puede que saturando un poco depende de qué escena. Por ejemplo, la parte de la huída por el bosque a cañonazo límpio, particularmente me encantó por el juego de velocidad que tiene entre los humanos y las balas, pero si hubiese durado algo menos, habría sido perfecto. Más si cabe cuando esta escena es casi al final de la cinta, y ya has visto la cámara lenta varias veces durante lo que llevas de metraje.

Sobre los personajes, nada que objetar a los magníficos Sherlock y Watson. Sinceramente me parecen una pareja con muchísima química y que derrochan mucho desparpajo a lo largo de la película.
Irene Adler (Rachel McAdams), pues pasaba por allí, para “morir”. Y es algo que no me gustó nada de nada. Se cargan la esencia de un personaje muy interesante en las novelas, y que la meten como recurso fácil en esta entrega. Ya sabemos cómo funciona el universo cinematográfico, y que seguramente sigua viva y coleando, pero sólo el hecho de incitar a esa idea, me sacó de la película.
Simza Heron (Noomi Rapace). ¿Alguien me puede explicar la importancia de este personaje? Sí, ya sé que por el hermano perdido y tal, pero no me negaréis que el uso del personaje, y de ponerle el rostro de Noomi, se queda como mera anécdota.
Mycroft Holmes (Stephen Fry). Sin duda, la sorpresa de la película. Mycroft, siempre vendido como el hermano mayor serio y remilgado de Sherlock, aquí no lo venden como alguien dicharachero y que cae muy simpático al espectador. Grande Fry siempre.

Y me dejo para el final al eje de la historia. El Profesor James Moriarty (Jared Harris). Y me gustaría hacer un poco de historia. ¿Sabéis que el personaje de Moriarty SÓLO apareció por primera y última vez en la novela El Problema Final? Y concretando más, sólo aparece al principio luchando con Holmes en las cataratas Reichenbach, donde ambos mueren en una caída (¿os suena de la película?). Siempre me ha perecido sorprendente el cómo a raiz de unas pocas páginas, Moriarty se haya convertido en el archienemigo por excelencia del mejor detectivo del mundo, aunque claro, éste título se lo da el propio Holmes en las notas que descubre Watson tras la muerte de éste. A partir de ahí, las siguientes novelas están protagonizadas por el propio Watson y Mycroft.
Una vez dicho esto, me resulta curioso algunas de las cosas que he leído por ahí referente a la mala caracterización de Moriarty en la película, cuando no existe una figura en la que basarse (no vale el de los dibujos de Miyazaki… “Ja, je, ji, jo, ju”). Particularmente, me ha gustado mucho el personaje. Alguien al que Holmes teme y respeta aun sin conocerle. Sobre sus planes, pues hay que reconocer que no son tan visuales o a corto plazo como los de Lord Blackwood en la primera película, pero intentar provocar la primera guerra mundial en el s.XIX no es moco de pavo. Sobre su final, pues me encantó esa clarísima referencia a su única aparición en el universo literario, y sinceramente espero que si sigue habiendo entregas cinéfilas, Moriarty no aparezca más. Será por historias…

Y resumiendo que es gerundio. Sherlock Holmes: Juego de Sombras es una película que da lo que promete, que es entretenimiento, risas y acción a partes iguales. Si te gustó la primera, no te pierdas ésta. Si no has visto ninguna aún, ya tardas.

Nota: 8

PD: Necesito captura del momento Sherlock Joker en el tren…

Related Posts with Thumbnails
The following two tabs change content below.
Sevillano criado en la Tierra 616, y por tanto marvelita desde shiquetito. Mi primer cómic americano fue La Patrulla X nº 72 (vol 1), Lobezno vs Dientes de Sable, regalado por mi querido tío Obivalderobi. A partir de ahí se desata el frikismo en mí cual poder mutante latente. Amante de la lectura en todos sus formatos, y por supuesto del 7º arte en su totalidad.

  3 Responses to “[Crítica] SHERLOCK HOLMES: JUEGO DE SOMBRAS”

  1. No podria estar más de acuerdo.

  2. Por aquí no nos ha gustado tanto como debería. El gran ambiente londinense se pierde entre tanto viaje por Europa. Las pesquisas de Holmes son solo discursos para cambiar de país porque sí. Es una película de aventuras al uso en la que el elemento psicológico y detectivesco de Sherlock se olvida.

    Como dijiste en la otra crítica, enorme Watson, mucho más humano y verdad, alejado de la típica imagen de gordito bonachón y sus “caray Holmes, me vuelve usted a asombrar” por cualquier minucia.

    No tengo ninguna pega ni contra Moriarti ni contra el grandísimo Coronel Moran, ni sus planes o acciones. Me encantó la escena del tren y lo de los gitanos podían habérselos ahorrado o convertirlos en vagabundos. Solo me quejo de que si en la 2 han querido hacerlo tan grande que han perdido su identidad, ¿qué pasará en la tercera?

  3. En definitiva yo recomiendo la película, hay varios elementos que destacar en ella, por ejemplo el reparto actoral pues es verdad que la química de trabajo que existe Robert Downey Jr. y Law ayuda a mantener a flote la historia y por otro lado la película se desarrolla en una acertada reconstrucción del Londres del siglo XIX, lleno de barro y adoquines, en plena industrialización y con algunos de sus monumentos más conocidos en fase de construcción. A mí entretuvo mucho y la recomiendo ampliamente.

Sorry, the comment form is closed at this time.