Oct 112006
 

Día 4

Día flojo en lo que a proyecciones se refiere. Y eso que se pasaron Réquiem y Grim Love Story, ganadoras finales de este año, pero por culpa de la mala estruccturación de horarios parte de la prensa no pudimos verlas.

Salvando esto, lo más interesante fue Renaissance, co-producción entre Francia e Inglaterra que toma como referencias claras a Blade Runner y Sin City para presentarnos una historia policíaca ambientada en un Paris futurista en blanco y negro supercontrastado. Por la tarde se pudo ver Dog Bite Dog, película honkonesa que rebosa dureza y violencia por los 4 costados por parte de los 2 protagonistas, un policía y un asesino a sueldo. Al final de la misma el guión cae en picado, lo mismo que el interés por la misma.

Día 5

Por fin, uno de los peces gordos de la industria del cine llega a Sitges. Hablamos del gran Paul Verhoeven, que presentaba su nueva película, Zwartboek (Black Book), otra mirada a la Alemania nazi, y a las resistencias judías, personalizada en la figura de la desconocida Carice Van Houten. En la rueda de prensa posterior, Verheoven habló largo y tendido sobre su carrera, y sobre el cómo tuvo que regresar a Europa a buscar financiación para esta película ya que en EEUU no le permitían algunas escenas de sexo y violencia.

También se pudo ver la próxima película de James Caviezel, Unknown (Mentes en Blanco aquí en España). Siguiendo la estela originada por Saw y sus secuelas, aquí tenemos a un grupo de personas encerradas en un almacén, sin ningún tipo de recuerdo sobre su pasado; a partir de ahí irán averiguando detalles que más les hubiera valido tener escondidos en su memoria. Lástima que el final sea algo predecible…

También se presentó Venus Drowing, una mezcla de sexo, psicodelia y un monstruo sacado de la mente de Cronenberg. Historia cogida por los pelos, y que en más de una ocasión hizo reír al público presente.

Related Posts with Thumbnails

Sorry, the comment form is closed at this time.