Oct 202012
 

 

Sitges Banner 01

Otro año más he podido disfrutar del Festival Internacional de Cinema Fantástic de Catalunya (más conocido por todos por el Festival de Cine de Sitges) en su 45ª edición, acreditado de nuevo por éste vuestro blog. El apocalipsis, el fin del mundo y los found footage como eje central de este año, aprovechando la profecía Maya.

Como siempre, películas a mansalva, ver de nuevo a amigos y conocer gente nueva magnífica. Sitges es como un micro universo en sí mismo. Pero creo que es merecido que no dé muchas más vueltas, por lo que me pongo a escribir sobre las vivencias allí experimentadas, obviamente centradas en las múltiples películas vistas, pero con espacio para otras cosillas curiosas…

Como ya he comentado un poco más arriba, el Festival de este año ha venido representado por los found footage y por las profecías apocalípticas. Muchas películas nos han querido  mostrar esto, comenzando por The Bay de Barry Levison (Sleepers), VHS, Aftershock o una de las sesiones sorpresa de este festival como ha sido Paranormal Activity 4 (proyectada hoy Sábado junto a End of Watch).

Sin embargo, hay otras obras dentro de la sección oficial que han dado bastante la nota, como por ejemplo el violento y reivindicativo remake de Maniac, protagonizado por un Elijah Wood fantástico, la bizarra a la par que magnífica Holy Motor de Leos Carax, el humor negrísimo de Seven Sychopaths o la fantastica cinta britanica Tower Block. Curioso esto último ya que en el último año hemos tenido varias películas en las que los edificios gigantescos, muy tipicos en Inglaterra, han sido los auténticos protagonistas. Vease Attack the Block, The Raid, Dredd, o Citadel y la mencionada previamente, Tower Block (ojo a la magnifica interpretacion de Kevin (Eden Lake).

Pese a ello, Sitges 2012 fue inaugurada por El Cuerpo, ópera prima del director Oriol Paulo, y que dejó unas sensaciones la mar de buenas e interesantes. En El Cuerpo, nos encontramos con una serie de vueltas de tuerca que se asemejan a las muñecas rusas, es decir, historias dentro de las historias, secretos dentro de secretos, que hacen que no quieras moverte del asiento en ningún momento.
Pero no sólo de El Cuerpo vive el sitgero de pro, y este año ha habido muy buen catálogo de películas, con gente de renombre como por ejemplo David Cronenberg, que ya presentó en su día en el mismo Sitges, Historia de Violencia, y este año nos traía su Cosmopolis, película brillantemente rodada pero demasiado densa en lo que nos pretende contar para mi gusto. Algo más simple en su argumento, pero igualmente genial resultó ser el remake del clásico italiano Maniac, protagonizado por un Elijah Wood que ponía los pelos de punta con su interpretación. La esperada y llena-salas Lo Imposible que hizo soltar lágrimas amargas en sus proyecciones, con un Bayona que ha dado un salto de calidad en su trabajo bastante interesante. Terror del bueno con Sinister (pese a su coitus interruptus en forma de corte en la proyección en el pase de prensa). Con buenas sensaciones pasó por Sitges ese experimento llamado V/H/S, una serie de cortos de terror con un leit motiv común realizados por directores de renombre dentro del género:David Bruckner, Glenn Mcquaid, Radio Silence, Joe Swamberg, Adam Wingward o el gran Ti West, que ya dejó el año pasado al público pegado a la butaca con su fantástica The Innkeepers. Con respecto a V/H/S, pequeño tirón de orejas a la organización por proyectarla solamente en un par de maratones nocturnas.
Películas que pasaron sin pena ni gloria, aunque pretendían algo (o mucho) más: The Bay (pobre Barry Levinson), Paranormal Activity 4, Aftershock (cinta uruguaya protagonizada por Eli Roth) o Juego de Niños (pobrísimo remake de ¿Quién Puede Matar a un Niño?).
Pero por supuesto también hubo batacazos tremendos, y un gran ejemplo fue Dracula 3D, de un Dario Argento en horas muy, pero que muy bajas, que no entiendo a día de hoy el por qué se metió en este proyecto (todo el mundo tiene que comer…).
Y no sabría donde colocar a Lords of Salem, ya que parece que hay una guerra abierta con ella en bandos extremos de odio y amor absolutos. Tendré que verla de nuevo porque a mí, pese a que la filmografía de Rob Zombie me enamora, no me enganchó absolutamente nada.

Y aprovechando que el Pisuerga pasa por Valladolid, y que se proyectaba por Sitges esa película con nombre pseudo-spoilero y cachondo que es John Dies At The End, su director, el gran Don Coscarelli estuvo presente haciendo gala de su buen hacer, y haciendo las delicias del público. Además, se pasó ese clásico suyo llamado The Phantasm en una copia que apunto estuvo de morir en el intento…

No podía dejar de hablar de Takashi Miike, prolífico director fetiche de este Festival, y que cumpliendo las expectativas, vuelve a presentar 2 película este año (alucinante el ritmo de dirección de este hombre): Ai To Makoto (For Love´s Sake) es la adaptación del manga del mismo nombre originario de Ikki Kijiwara y Takumi Nagayasu, en la que se nos narra la imposible historia de amor entre Ai y Makoto. Y Ace Attorney, adaptación bastante simpática del videojuego del mismo nombre, y que hizo las delicias del público presente en la sala. Pero a parte de Miike, tuvimos al gran Takeshi Kitano con su Outrage Beyond, continuación de Outrage, y con un nivel a la altura de la primera entrega, y con un Kitano en estado de gracia, como casi siempre. Previamente a Kitano se pudo ver The Thieves, un Ocean’s Eleven coreano al cual le sobra metraje por todos lados. Ojo, no me olvido del pase friki de la adaptación del popular manga Rouroni Kenshin, que sorprende gratamente por su calidad superior al resto de adaptaciones mangakas.
Sin salirnos de la tierra del sol naciente, comentar una de las mejores películas que vi este año: el anime Wolf Children enamoró a todos los presentes con su animación e historia alucinante.

Sitges 2012 será recordado también por un documental, esperadísimo por mi parte: Room 237. Un documental que saca todos los entresijos y secretos que hay tras El Resplandor de Stanley Kubrick. Sencillamente maravillos, sorprendente, y a ratos hilarante. Añado el documenta de Keanu Reeves, Side By Side en el que se repasa bajo la visión de directores por todos conocidos la evolución del celuloide como formato de grabación.

La ciencia ficción minimalista también ha estado presente este festival con Safety Not Guarantee o Sound of My Voice de la ganadora a la mejor actriz la edición pasada, Brit Marling (por Another Earth). Igualmente mencionar la cada vez más prolíficas proyecciones de cine infantil doblado al castellano como Hotel Transilvania o Frankenweenie.

Finalmente, el Festival de este año clausuraba con Looper, la esperadísima nueva película del director de la aclamada por estas tierras, Brick, y que pese a su calidad, parece que las expectativas no terminaron de cumplirse para parte del respetable. Particularmente me resultó una cinta muy entretenida, a la par que complicada y bien llevada (todo lo que sea viajes temporales hay que tenerlo bien estudiado). El niño está increíble, muy por encima del trío protagonista.

Los premios de este año han estado bastantes repartidos, pero con un claro ganador como es Holy Motors, seguido de Sightseers, cinta británica con mucha mala leche y humor negro (ambos protagonistas andaban por tierras catalanas), Chained, película agobiante, con un Vincent D’Onofrio sensacional (y que se ha comido a sí mismo), o Antiviral (no me preguntéis porque no me enteré de nada, solamente que su protagonista era Banshee en X-Men Primera Generación):

  • Mejor película fantástica a competición: Holy Motors, de Léos Carax
  • Premio especial del jurado: Chained, de Jennifer Lynch
  • A la mejor dirección: Holy Motors, de Léos Carax
  • A la mejor interpretación femenina: Sightseers, a Alice Lowe
  • A la mejor interpretación masculina: Chained, a Vincent D’Onofrio
  • Al mejor guión: Sightseers, de Amy Jump, Alice Lowe y Steve Oram
  • A los mejores efectos especiales: The Viral Factor, de Yee Kwok-leung, Garrett Lam, Ho Kwan-yeung
  • A la mejor fotografía: Headshot, de Chankit Chamnivikaipong
  • El Gran Premio del Público: Robot & Frank, de Jake Schreier
  • Premio José Luis Guarner: Holy Motors, de Léos Carax
  • Mención especial del jurado de la Crítica: Berberian Sound Studio, de Peter Strickland
  • Premio Citizen Kane al mejor director novel: Antiviral, de Brandon Cronenberg
  • Premio Noves Visions: Rebelle, de Kim Nguyen
  • Premio “No-Ficción”: Me @ the Zoo, de Chris Moukarbel, Valerie Veatch
  • Premio Pequeño Formato: Crazy & Thief, de Cory McAbee
  • A la mejor película de la Sección Casa Àsia: Dragon (Wu Xia), de Peter Ho-sun Chan
  • A la mejor película de animación: Okami kodomo no ame to yuki (Wolf Children), de Mamoru Hosoda
  • Al mejor cortometraje de animación: Fuga, de Juan Antonio Espigares
  • Al largometraje de la Sección Oficial Europeo Fantàstic a Competición: Holy Motors, de Léos Carax
  • Al cortometraje de la Sección Oficial Europeo Fantàstic a Competición: Eat, de Moritz Krämer
  • Al largometraje de la Sección Oficial Fantàstic Panorama a Competición: Tower Block, de James Nunn, Ronnie Thompson
  • Al cortometraje de la Sección Oficial Fantàstic a Competición: Elefante, de Pablo Larcuen
  • Al mejor cortometraje Brigadoon: Zona de caza, de Jordi O. Romero. Mención especial al cortometraje La Cruz, dirigido por Alberto Evangelio, por su capacidad para llevar el terror doméstico al límite.
  • Premio Jurado Carnet Jove a la mejor película oficial Fantàstic Competición Sitges 45: Antiviral, de Brandon Cronenberg
  • Mejor película de la Sección Midnight X-Treme: Stitches, de Conor McMahon

Y antes de finalizar, ) decir que espero volver el año que viene, y reencontrarme con buenos compañeros y grandes amigos por aquellas tierras.

Sorry, the comment form is closed at this time.