Oct 202015
 

NUff Said Logo 01

Llegan las esperadas Secret Wars a España. El macroevento de Marvel que promete por enésima vez cambiar los cimientos de su universo. Aunque esta vez puede que sea verdad. El Gusano de Maggot Nos resume, con su particular estilo, el primer número de Secret Wars. ¿Qué os ha parecido a vosotros?

Secret Wars 1 (Secret Wars 1- Julio 2015) Panini
Guion de Jonathan Hickman y dibujo de Esad Ribic.

Empezamos este experimento novedoso llamado Secret Wars que mezcla las Secret Wars de los ochenta y las crisis de DC. Y empecemos como se merece, dándole un minuto de silencio ya que,mucho me temo, nada volverá a ser o que era (aunque tampoco era para tirar cohetes).

El cómic comienza con la pedantísima Valeria Richards explicando la situación a la fundación futuro. Y la situación es la que nos han dejado os últimos meses: el Doctor Muerte por ahí perdido con el Hombre Molécula y el Doctor Extraño, el Capi y El Iron Man superior dándose de puñetes y las dos únicas tierras que quedan, es decir, el universo 616 y el Ultimate chocando y luchando por la supervivencia.

Pues la repelente esta de Valeria ha tenido el heroico plan de crear una nave para salvar a lo mejorcito de la Tierra. Pero no a los mierdecillas que van a currar a las 8 en el metro, no a esos no, a lo mas granao de lo granao, que casualmente, deciden ellos quienes son y que, maldita la casualidad, son la mayoría superhéroes. Y este señores es el modelo superheroico que tiene el bueno de Hick en la cabeza. Este tío odia los comics y a los que los leemos.
Con este número se me asientan dos ideas que ya tenia en la cabeza. La primer es lo grande que es Esad Ribic con un lápiz y la segunda es cuantísimo le gusta a Jonhy una página en blanco. Cualquier día nos vende un cómic entero en blanco y lo llama “deconstrucción cósmica”.

Bueno, vamos al turrón que se me va la cabeza. Como este cómic va básicamente de enseñar a los superhéroes dándose de matraca, eso precisamente es lo primero que nos enseñan. Nos muestran como todos os superhéroes (o al menos un puñao de los mas molones) de 616 van a luchar contra Ultimate Iron-Man y un montón de Helitransportes de S.H.I.E.L.D. Ahí es cuando piensas “tendrá un arma secreta que si no le dan la del tigre” pues no, le dan la del tigre y punto.
Mientras algunos superhéroes se afanan en defender a la humanidad del ataque, los 4f se dedican a terminar su plan de escape, ultimando detalles y recogiendo a la gente que merece salvarse. Eugenesia marvelita. Para ello, contarán con la ayuda del vengador Distribuidor, ese superhéroe con aspecto parecido a Pórtico de joven, y el poder de Pórtico, pero que no es Pórtico.

Como hay poca ente pegándole a Antonio Stark (el Ultimate se llama así, como mi tío) viene mas gente de fuera, como los guardianes de la galaxia o los centinelas que tiene Cíclope amaestrados. ¿de donde han salido estos centinelas? Pues o lo sabemos porque nadie nos lo ha explicado, recordad que nos hemos saltado casi un año de acontecimientos y solo sabemos que a Reed Richards, a Odinson y a Hyperion les ha salido barba.

Vemos a coloso haciendo una bola rápida especial con Hulk que llega hasta la Tierra 1610 y revienta el Triskelion, momento que aprovecha el Reed de este lado para mandar su segunda oleada de naves superchungas, momento en el que empiezan a darle a nuestros héroes. Desde el bar de Josie, todo son risas hasta que el bueno de Frank Castle decide guardar todas sus balas dentro de los parroquianos.

Como la cosa se ha puesto muy mala, le dicen al distribuidor que para que las prisas y este manda una especie de superrayos superdistribuidores que van a superdistribuir a la gente que necesitan hasta la nave. Uno de estos es Scott Summers, que por algún Hickmaniano motivo sin explicar, justo en ese momento usa un huevo de fénix para volver a encarnarse como esta entidad. Si no supiera lo que hacia con Emma Frost, diría que le gusta muchísimo que le posean, quizás lo de Cíclope no le venga por ese ojo rojo de la cabeza.

Cuando todos los coleguillas de Reed Richards, comienza la destrucción total y ellos se piran. Pero la felicidad no es absoluta para el estirado porque se abre una brecha en el casco de la nave que saca al resto de los 4 fantásticos con sus dos churumbeles. Que casualidad más motivadora para un acto heroico y tal. Reed no puede salvarlos a tiempo y ve como toda su familia se evapora en un fondo blanco de los de Hickman. Y encima la barrera de la nave le corta las uñas a la altura de la segunda falange. Que día mas malo lleva el pobre.

Todo se ha perdido, el mundo desaparece en una blancura total (porque aquí la nada es blanca y punto) y no queda nada…¿o si? Las últimas tres viñetas están usadas para mostrarnos la mirada del Doctor Muerte, viñeta blanca y viñeta negra, página negra y otra página negra. Toda una alegoría. Pura poesía. Que pena que lo esté leyendo un sitio tan poco profundo. Al menos, las paredes son de azulejos blancos.

Sorry, the comment form is closed at this time.