Ago 232015
 

NUff Said Logo 01

Comenzamos la nueva sección Nuff Said hablando de los Nuevos Vengadores de este mes. El número pre-Secret Wars, la macro saga que va a cambiar el Universo Marvel por completo y que llega a España el mes que viene.

Nuevos Vengadores nº54 (New Avengers vol3 nº33 – Junio 2015). Panini. Guión de Jonathan Hickman y dibujo de Mike Deodato.

En Latveria Las Flores Se Marchitan en Verano

Bajo este “atractivo” título, el bueno de Johnny nos presenta un nuevo número englobado dentro de su macrosaga cósmica de las incursiones, que promete reventar de mala manera el universo Marvel tal y como lo conocemos ya que este señor ha pensado que es una puta mierda y él lo puede hacer mejor. Puedo darle razón en que la calidad de Marvel en los últimos tiempos, deja mucho que desear, pero desde luego, no ha mejorado con Hickman.

Bueno, vayamos al turrón. Con su confusa prosa llena de pajas mentales, que no hace otra cosa que dificultar la lectura de un cómic de superhéroes, Hick nos presenta la historia de Rabum Alal, el Dios al que veneran la raza de os cisnes negros y que ha resultado ser el Doctor Muerte. En el último número al doctor extraño se le cayeron los huevos al suelo al descubrir esta identidad secreta cuando buscaba al responsable último del fenómeno de las incursiones, que han resultado ser una raza de alienígenas primigenios conocida como los Todopoderosos. Super original, oye. Tenía la misma historia escrita para DC, pero cambiando el nombre Todopoderosos por el de Antimonitor. Cágate Lorito.

Bueno, que se me va la historia. El Doctor Muerte cuenta como viajó al remoto pasado con el hombre molécula hasta el momento de su creación. El hombre molécula en un momento de lucidez (que Hickman consigue que sea más incomprensible que cuando está colgado) le cuenta que su creación ha sido causada por los Todopoderosos como forma de destrucción simultanea de todo el multiverso y que la manera de reventar los planes de estos, seria matar todas las versiones del hombre molécula (con consciencia simultanea compartida, por eso está loco) de todo el multiverso. Toma paradoja temporal. Como último consejo antes de que se vuelva tarumba como una jaca, le dice que es una tarea inabarcable para una sola persona, así que debería fundar una religión (gran consejo para un megalómano) y que sus seguidores hagan su cometido. Estos son los cisnes negros que son todas tías súper macizas vestidas de blanco apretadísimo y a las que Deodato les va poniendo cabezas de persona o de bicho alien para que se sepa que son de fuera. Muy lamentable todo.

Tras esta explicación, el Doctor Extraño, El Doctor Muerte y el Chalado del Hombre Molécula se piran, incomprensiblemente, a cagarse en los muertos de los todopoderosos tirándole algo (no tengo cojones de explicar lo que es, porque no lo he entendido) que por lo visto es la hostia de poderoso a esta gente que salen a cholón por una grieta del espacio. Todo con prosa altanera y en helvética negrita en blanco, que da sensación de todopoder. Entonces todo peta y el doctor muerte grita eso ya tan rancio de “nooooo” pero tú no sabes porqué, ni porqué sigues pagando por esta mierda y todo acaba.

El cómic se cierra con Pantera negra y Mr Fantástico diciendo que el multiverso ha quedado reducido a menos de dos docenas (me sobran 23) y la editorial anuncia a bombo y platillo que todo esto se finalizará en las Secret Wars, porque ya sabemos que cuando Marvel pone este nombre, hace maravillas.

Sorry, the comment form is closed at this time.